INFORME DE LECTURA – ¿POR QUÉ ES UNA VENTAJA?

En la anterior entrada os explicamos qué era un lector profesional y os prometimos hablar sobre el informe de lectura.

Seguro que ya lo conoces, pero una gran mayoría (mucha más gente de la que piensas) ni siquiera ha oído hablar de ellos y mucho menos sabe para qué puede utilizarlos. Con esta entrada pretendemos poner remedio a eso.

Empecemos por el principio.

Acabas de terminar un libro. Las largas horas devanándote los sesos para que tu criatura quede perfecta han llegado a su fin.

Ahora te corroen las dudas. Hay muchas cosas que quieres saber: si tiene posibilidades de publicación, si engancha, si los personajes son creíbles y funcionan, si la historia es coherente y un sinfín de cosas más.

Así que lo primero que se te pasa por la cabeza es pasárselo a tu «lector cero», lector beta o conejillo de indias, como prefieras llamarlo.

No todos tenemos ese amigo que nos dice las verdades aunque nos duelan y, cuando se trata de criticar a alguien al que tienes cariño, suele ser bastante difícil ser imparcial.

Incluso la mano ejecutora del texto también lo tiene complicado, ya que sabe lo que quiere decir, por ejemplo, con cierto comportamiento de los personajes, pero ¿ha conseguido plasmarlo en su obra correctamente?

Por eso necesita que su manuscrito sea leído por una mirada crítica e independiente. Vamos con las dos preguntas básicas.

Informe de lectura

¿Qué es un informe de lectura?

Se trata de un documento redactado por lectores profesionales, de entre tres y seis páginas (si va dirigido a editores) y entre quince y veinte (si es para escritores), en el que se exponen aspectos tanto de fondo como de forma. Coherencia, estilo, tratamiento de los personajes, lenguaje, temas tratados en la historia, etc.

¿Para qué sirve? Pues la respuesta es fácil. Como el propio nombre indica, para informar de dichos aspectos tanto a una editorial como al propio autor. Aunque al creador también le sirve de guía para mejorar su texto.

Pongamos un supuesto. Has solicitado un informe de lectura y ya ha llegado a tus manos. ¿Cómo te van a ayudar los comentarios y observaciones que se han hecho sobre lo escrito?

Lo primero que debes hacer es ser sincero contigo mismo y no ver esto como una crítica (ya que no lo es), sino como una ayuda que te indica los aspectos que debes trabajar para que tu escrito quede redondo.

Si has escrito en el capítulo 3 que la protagonista se había hospedado en un hotel lujosísimo, y cuando vuelves a mencionarlo, en vez de referirte al hotel dices que era un apartamento en el centro, eso representa un error de coherencia.

¿Cuándo se cambió de alojamiento? Es un ejemplo simple, pero eso suele ocurrir cuando no se tiene bien planeada la acción o a última hora se cambia de opinión sin modificar lo que hay alrededor de ella.

Pude ocurrir tanto con lugares como con cualidades de un personaje, vehículos, situaciones inverosímiles, cosas que supuestamente han pasado y que después no lo han hecho, y un largo etcétera.

Ese es un aspecto que viene reflejado en el informe de lectura. También los personajes son tratados en estos exámenes, ya que son muy importantes en cualquier novela.

Deben hacerte sentir, que puedas empatizar con ellos. Que cuenten algo. Y sobre todo que tengan personalidad. Los personajes que son solo fachada, sin ningún principio ni nada que les apasione, o que se dejen manejar por los acontecimientos sin aportar nada a la historia, suelen ser clichés, muy manidos y pueden incluso llegar a ser una parodia de sí mismos.

Quizá sea eso lo que busques, y es lícito. Pero todo a su alrededor tiene que concordar, es decir, todo debe ser también un cliché, o una parodia, o hacer encajar eso en una historia de un tono concreto. No todo el mundo sabe hacerlo. Por eso en los informes también se entra en estos menesteres. Y si algo está hilado con maestría y gracia se le comunica al autor. Pero si no es así, también.

El ritmo. Otro punto importante, sobre todo en novela negra, policíaca, de aventuras… Y bueno, creemos que en todo escrito. Hace hincapié en los tiempos muertos.

Te hace saber en qué momentos la lectura se hace pesada o farragosa y cómo se puede subsanar con algún pequeño consejo, mirado desde un ángulo desde el que nunca se te hubiera ocurrido.

Cuando se contrata este servicio hay que saber que todo lo que se diga será para mejorar lo ya escrito, nunca una crítica.

Insistimos tanto en este punto por una buena causa. Cuando una persona pone todo su alma en contar la historia de un personaje que para el/la autor/autora es como un hijo, lo ha creado y dado vida.

Lo ha puesto en un contexto histórico y ha hilado sus aventuras. Exponer eso a unas personas que lo van a analizar no es fácil. Y después leer fríamente lo que han escrito, mucho menos. Siempre toca la fibra. Si no lees «Es una obra magnifica. El autor ha perfilado perfectamente la vida en esa época y te hace vivir con el protagonista su historia.

Desde la primera página te engancha. Su estilo es el correcto y la historia vibrante», entonces es que le están diciendo que has escrito un plomazo y que es mejor que lo tires a la basura. Y nada más lejos de la realidad. Estamos aquí para decir lo bueno, claro que sí, pero también lo mejorable.

¿Quién puede solicitarlo?

Cualquiera que desee que un texto sea evaluado en diferentes aspectos del mismo.

Si algún día pides a un profesional que te haga un informe de una obra que hayas escrito, léelo con ganas de mejorar, de aprender, de superarte. Porque cerrarnos en banda es lo que nos hace estancarnos. Y el agua que no se mueve se corrompe.

En este mundo nunca se deja de aprender, y duda hasta de lo que nosotros  te digamos y extrae tus propias conclusiones. Recuerda lo que dijo Ortega y Gasset: «Siempre que enseñes, enseña a dudar de lo que enseñes».

¿Conoces a alguien que haya contratado un informe de lectura? ¿Sabes si ha quedado satisfecho? ¿Le ha ayudado a mejorar? Comparte tu opinión con nosotros.