LOS DERECHOS DE AUTOR Y CÓMO GARANTIZARLOS

Los derechos de autor son un conjunto de normas jurídicas que protegen la autoría de un creador sobre su obra. Libros, música, pintura, escultura, películas, programas informáticos, bases de datos, anuncios publicitarios, mapas y dibujos técnicos se prestan a esta clase de protección.

Sin embargo, son también una de las principales fuentes de duda y consulta por parte de infinidad de escritores noveles.

Para orientar un poco a todos ellos, nuestro asesor legal, que estará impartiendo esta tarde y mañana un curso de asesoría legal para escritores en la Calle Cervantes de Madrid, nos ha escrito unas palabras.

Derechos de autor - ¿Registrar tu libro y cómo garantizarlos?

¿POR QUÉ DEBERÍA REGISTRAR MI OBRA?

Por Javier Lacomba Tamarit

Me han hecho esta misma pregunta un millón de veces: «He escrito una obra y me la han colgado en un portal de Internet. Pero ¡oh, horror! ¡No la había registrado! No puedo hacer nada, ¿verdad?». O esta otra: «Oye, la he inscrito en Safe Creative®, que es gratis. Da igual, ¿no?».

Vamos por partes. Al primer escritor hay que contestarle que sí, claro que puede. Como autor, puedes defender tu obra igual que si la hubieras registrado. Pero no sé a qué esperas para registrarla.

Los derechos de autor te pertenecen por creación

Antes de ahondar en el tema, una aclaración previa.

Si te queda espacio en la piel tienes que tatuarte lo siguiente: tus derechos de autor no nacen con la inscripción de la obra, sino con la plasmación de esa idea original y propia, producto de tu creatividad, en un soporte material o físico.

Dicho soporte puede ser una hoja de papel o el archivo de Word de tu ordenador, sin necesidad de que la haya leído nadie. Es más, si no te apetece, no la leerá nadie, porque el derecho al inédito, a difundirla o no, es uno de los que te pertenecen… precisamente porque, ya desde ese momento, ostentas unos derechos de autor. Y ahora os explico lo siguiente.

¿Para qué sirve exactamente el registro?

Cuando registras tu obra le estás otorgando un extra de protección. Se trata de una comunicación erga omnes (en castellano, «frente a todos») de que esa obra es tuya desde su creación.

Hasta que se produce ese registro, como decía antes, está igualmente protegida, pero la inscripción nos da algo muy valioso en el mundo del derecho.

Nos da la prueba del momento de la llegada al mundo de la obra, y nos protege de posibles «imitaciones» o plagios. En caso de controversia, encontrarnos registrados será un valioso aliado para la defensa de nuestros derechos.

Cabe señalar que dicha inscripción es voluntaria, y que los derechos morales y patrimoniales no los otorga el Registro de la Propiedad Intelectual, sino la misma creación de la obra.

Esos derechos, en realidad, se resumen en un simple símbolo, el famoso símbolo de © que hemos visto tantas veces. ¿Y cómo puedes registrar?

Garantizar los derechos de autor

Diferentes opciones para un mismo proceso

En España, la opción principal (y la más ventajosa por lo que luego veremos, con lo que con eso contestaríamos a la segunda pregunta, que seguro pensabais había quedado en el olvido) de inscribir la obra literaria en el Registro de la Propiedad Intelectual.

Registro tradicional

Dependiendo de dónde nos encontremos, podremos hacerlo en una oficina del registro central, o bien en un registro territorial. Cada una de las Comunidades Autónomas del territorio español tiene sus oficinas, y a ellas nos podemos dirigir mediante solicitud, abonando también el pago de una tasa. Existe además la posibilidad de hacerlo de manera telemática mediante firma digital

Una vez solicitado el susodicho registro, a los pocos meses llegará a nuestro domicilio de notificaciones la resolución confirmada, pero la obra, en caso de controversia, se considera inscrita a partir de la fecha de solicitud y abono de la tasa. En caso de una modificación sustancial de la obra, será necesaria una nueva inscripción.

Safe Creative

Otra modalidad de registro de los derechos de autor para tu obra (que está obteniendo un gran auge) es la inscripción en Safe Creative.

Se trata de una organización privada en la que puedes registrar la obra de manera telemática y gratuita.

Tiene la misma validez como prueba en caso de controversia, pero su entidad a la hora de una valoración jurídica es menor que la inscripción en un registro público.

Es por ello más aconsejable la inscripción de la obra en el Registro de la Propiedad Intelectual o, incluso, optar por ambas. ¿Por qué no?

Nada impide al autor inscribir su obra de ambos modos para, de esta manera, reforzar su seguridad jurídica y la protección del fruto de sus desvelos.

¿Alguna vez has tenido problemas por no haber registrado los derechos de autor de una obra? ¿Conoces algún caso de abuso contra los derechos de autor que sea de interés general? Comparte tu experiencia con nosotros.